Art.Nº9: La Majestuosa Torre de los Velasco

     La torre, palabra que al escucharla nos lleva a imaginar una arquitectura fuerte, sólida, impenetrable, pétrea, que inevitablemente nos transporta a otra época. Son muchas las torres que han llegado a nuestros días, en mejor o en peor estado, pero ahí están, dando fe de que muchas de ellas fueron construidas con el objetivo de ser indestructibles.

     Cuando empecé a documentarme sobre las torres para poder escribir este artículo, hubo una frase que me llamó tremendamente la atención:

”Las torres son pasajeras, su objetivo era defender, y la paz llegaría algún día”

     Es cierto que muchas veces nos empeñados en salvar edificios o reliquias arquitectónicas que llegan a duras penas a nuestros días, pero, ¿con qué objetivo? hay que encontrarles una razón de ser, estas construcciones se construyeron con una finalidad, ¿no es cruel transformar una nave industrial acostumbrada a la actividad laboral en un tranquilo museo?, ¿no es injusto convertir edificios que en su día cumplieron una función indispensable para la sociedad de sus días en un mero ornamento para la sociedad actual? Demasiadas veces transformamos estas joyas en objetos vacíos o monumentos con el simple objetivo de admirarlos,  por el simple hecho de que nos apetece verlas allí, hacerlas inmortales. Al igual que el ser humano muere, ¿no deben los edificios morir?, ¿deberíamos obligarlos a vivir cuando ya han cumplido su propósito?, ¿cuando ya han perdido la razón de existir?, ¿no deberíamos dejarlos descansar una vez que hayan cumplido su deber?

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

     Soy la primera que día tras día se hace estas preguntas, ya que cuando descubro una construcción así, la única idea que ronda mi cabeza es la de salvar, rehabilitar y reconstruir todos los edificios abandonados con valor patrimonial que descansa en algún remoto lugar desvaneciéndose día tras día hasta llegar al punto de desaparecer. No me gusta la sensación de pensar que han existido miles de edificios y ciudades magnificas que han desaparecido sin haber constancia de ellas. Pensándolo fríamente, creo que es irreal e inviable rehabilitar todos los edificios abandonados, ya que las necesidades de la sociedad actual han cambiado. Como todo en la vida hay que aprender a decir adiós, es ley de vida, y duele, pero decir adiós no tiene porque ser un sinónimo de olvidar, como muchas veces se cree.

     Toda edificación merece un pequeño homenaje antes de desaparecer, no estaría nada mal que cada edificio contará con un pequeño dossier de fotos, con su respectiva historia y sus respectivas características constructivas, un dossier que verifique su existencia y que nos dé la oportunidad de aprender de él, creando así un pequeño inventario de cada lugar antes de destruir, abandonar y olvidar. Y os aseguro que esta labor no es ni irreal, ni inviable, ni imposible, simplemente se necesitan ganas y empeño para evitar que grandes obras arquitectónicas no caigan en el olvido…

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

     La torre, arquitectura que originariamente fue creada únicamente con fines militares, va perdiendo en la Baja Edad Media (XI-XV) su función exclusivamente defensiva para convertirse, a partir del siglo XIV, en un elemento para la defensa de la economía de la explotación rural que a la vez cumplía con la función de vivienda y establo.

     El siglo XV es un siglo de prosperidad económica que elige a la torre como su máximo exponente, es por ello, que en esta época, su construcción se multiplica por toda la península ibérica.  Una torre significaba poder, fuerza y riqueza, ya que esta tipología arquitectónica cumplía con eficacia su labor de defender los intereses particulares de su señor. A pesar de no ser una arquitectura al alcance de cualquiera, su abundancia demostraba el gran poderío económico que reinaba en aquella época.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torres9- Tor

     En el norte de la provincia de Burgos, concretamente en la segunda mitad de siglo XIV, las luchas entre linajes eran abundantes, luchas en las que los Velasco participaron de manera activa. Esta compleja situación supuso una construcción masiva de torres. En el siglo XV la tensión y los conflictos bélicos aún abundaban y es concretamente en este contexto donde debemos situar la torre de los Velasco de Espinosa de los Monteros, ya que esta población cuenta con una cantidad desorbitada de torres que fueron construidas debido a las continuas tensiones entre los diferentes linajes y al incansable empeño con el que sus habitantes trataron de demostrar el prestigio y la riqueza de Espinosa de los Monteros.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFichas Té

     La torre de los Velasco se encuentra en un pequeño cerro situado a las orillas del río Trueba. Como es de esperar en una edificación de estas características, su situación no se eligió al azar, fue elegida con sumo cuidado, pues entre el río, elemento complementario de defensa, y la torre pasaba el viejo Camino de Santiago, actualmente más conocido como el Camino Olvidado de Santiago, siendo uno de sus objetivos la vigilancia y el control del mismo.

     La orientación también era un factor muy importante debido al frío clima de la provincia. En este caso, uno de los ángulos de la torre está orientado al norte con el objetivo de sortear el viento y aprovechar al máximo las horas de sol.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº8 Torres9- Tor

     Como se puede apreciar en la imagen anterior, el complejo de la torre esta compuesto por dos cuerpos yuxtapuestos, lo que nos lleva a la conclusión de que el complejo de la torre se construyó en diferentes fases.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

FASE I: Primera mitad del siglo XV

     Los gruesos muros de piedra de la torre construida en la primera fase aún se conservan dignos en su totalidad, lo cual nos permite hacernos perfectamente a la idea de la grandeza de la que gozó en sus días de gloria. Debido a su carácter militar, la torre cuenta con una arquitectura más bien sobria, de estilo gótico-renacentista, donde la ornamentación aparece únicamente reflejada en forma de vanos y blasones.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

      Como era propio de las torres burgalesas, la base de la torre es rectangular, en este caso de 19m de largo por 10m de ancho, y mide aproximadamente 20m de altura. Los muros de carga perimetrales de 1.40m de grosor, están construidos mediante sillería arenisca de buena factura, la cual se extraía en los alrededores de Espinosa de los Monteros. Los sillares están unidos entre sí mediante mortero de cal, obteniendo como resultado un aparejo muy cuidado propio de la época en la que se erigió la torre. Por otro lado, es necesario mencionar que el grosor del muro se mantiene constante en sus 20m de altura, lo cual es sin duda símbolo de calidad y fortaleza.

Patín de entrada

     El ingreso a la torre está situado en la fachada sureste. La entrada siempre ha sido el punto débil de las torres por excelencia y cada torre trataba de solucionar esta debilidad mediante diferentes métodos. Algunas torres tenían el ingreso a ras de suelo y otras se valían de un patín anexo a la edificación para poder acceder a la torre por el primer piso. Sin embargo, la torre de los Velasco de Espinosa contaba con dos entradas, una a ras de suelo y otra en la planta primera; ambas protegidas por un patín de sillería de arenisca que hacía de vestíbulo de ambas puertas, dándoles un grado de seguridad superior.

     El carácter del patín es meramente defensivo y su objetivo principal era el de proteger las dos puertas de la torre. En este patín pueden diferenciarse dos volúmenes, uno el correspondiente a la pequeña torre que da acceso a las dos puertas de entrada y el otro al tramo de escaleras que asciende hasta la puerta de la planta primera.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

     Si nos centramos en la pequeña torre, veremos que está compuesta por dos plantas. La planta baja cuenta con una puerta dispuesta de manera perpendicular a la entrada de la torre para evitar así los ataques directos a la puerta interior. Asimismo, esta entrada tiene a ambos lados una saetera para el control de la misma y cabe decir que gracias al patín se dotaba a la torre de doble puerta, lo cual dificultaba considerablemente el acceso a la misma.

     Una vez atravesada la puerta del patín, se accede a un pequeño vestíbulo repleto de saeteras y una aspillera donde se encuentra la entrada de la planta baja de la torre. Tanto la puerta del patín, como la puerta de la torre están realizadas mediante un arco escarzano estructural decorado en su cara exterior mediante un arco ojival realizado mediante grandes dovelas excelentemente talladas.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

     Si ascendemos por el tramo de escaleras nos topamos con el mismo esquema descrito en la planta baja; es decir, una puerta situada en un plano perpendicular a la de la entrada de la torre que cuenta con una saetera a ambos lados para proteger el acceso. Las dos puertas, idénticas a las de la planta inferior, están también realizadas mediante un arco escarzano de carga con un arco ojival en su cara exterior.

     El forjado de madera que permitía acceder a la puerta principal de la torre ha desaparecido por completo, así como la cubierta que cubría esta zona. Sin embargo, las almenas que remataban la pequeña torre siguen en pie, y como no, con un gran número de saeteras defensivas.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

      A pesar de que ninguna de las cuatro puertas de madera nombradas anteriormente haya llegado a nuestros días, aún puede verse que contaban con un sistema de trabadera para poder cerrar la puerta desde el interior.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

Interior de la torre

     Es necesario entrar dentro para verificar que la torre contaba con una estructura interior de madera empotrada en los muros perimetrales de piedra. Actualmente ha desaparecido casi en su totalidad, de hecho, el único recuerdo que nos queda de ella son los mechinales o huecos que pueden verse en la cara interior de los muros pétreos. Gracias a éstos, podemos ver que la torre tenía cuatro plantas.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

     En la zona suroeste de la torre se encontraba una escalera de madera de dos tramos con descansillo que conectaba las diferentes plantas de la torre. Hoy en día, es posible situarla en este lugar debido a que es la única zona de toda la torre que contaba con una entreplanta. De nuevo son los mechinales los que nos ayudan a imaginarnos la estructura interior del complejo.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Las plantas principales gozaban de gran altura, es por ello, que contaban con pequeñas plataformas situadas a media altura a las que se accedía mediante escaleras secundarias. Estas plataformas se distribuían de manera diferente en cada una de las plantas, siendo posible ubicarlas debido a que muchas de ellas contaban con ventanas que nos indican donde se encontraban.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

La vida en la torre

     Las torres solían encontrarse alejadas de la ciudad y no eran precisamente cómodas para vivir debido a su arquitectura vertical. Es difícil descifrar la utilidad exacta que se dio a cada una de las plantas, pero nos podemos hacer a la idea debido a que este tipo de arquitectura seguía un esquema genérico en todas las torres.

     La planta baja estaba destinada sobre todo al almacén de la torre. En las guerras banderizas, cuando se atacaba una torre de este calibre, lo que los enemigos trataban de hacer era asediar la torre, es decir, aislarla del mundo exterior hasta que los del interior se quedaran sin provisiones y se vieran obligados a salir. Por eso era tan importante la planta baja de la torre, porque en esta zona se almacenaban grandes cantidades de comida y agua para poder sobrevivir el máximo tiempo posible en tiempos de conflicto. Esta zona también solía utilizarse a modo de cuadra o caballeriza, pero es improbable que en esta torre se utilizara para dicho fin debido a la pequeña dimensión de las puertas de acceso a esta planta.

     La planta primera o sala era la más pública de la torre y cómo no, la más grandiosa. En esta planta se celebraban actos ceremoniales y se recibían las visitas. Era la planta con más altura y su techo estaba realizado mediante un espectacular entramado artesonado. Los señores de la torre pasaban mucho tiempo en la sala con sus hombres y las visitas. En esta zona también estaba situada la cocina.

     La planta segunda era la más privada de la torre, ya que estaba reservada solamente a los miembros de la familia. En esta planta se distinguían dos zonas, las habitaciones o aposentos y una zona más abierta destinada al salón. Las particiones interiores se realizaban mediante telas o tablamentos que habitualmente coincidían con la estructura principal de la edificación. Esta planta,  tenía en todo el perímetro un cadalso de madera que cumplía con la función de balcón. Esta balconada daba la oportunidad de disfrutar de las horas de sol a la vez que permitía controlar el perímetro de la torre. Las mujeres pasaban mucho tiempo en esta planta realizando sus labores. En tiempos de conflicto, el cadalso podía ser cerrado mediante tablas para convertirse en un potente elemento defensivo para proteger el pie de la torre.

     La planta tercera o el bajo cubierta era la zona más defensiva de la torre. Normalmente estaba deshabitada o como mucho contaba con un guarda. Cuando la torre era atacada, esta planta se llenaba de soldados que desde ahí la defendían mediante flechas, rocas e incluso aceite caliente. También es posible que esta zona la utilizarán como palomar o para guardar algunos productos, aunque todo indica que en este caso era una zona totalmente defensiva.

     A continuación se adjuntan las imágenes que simulan la reconstrucción de la Torrona en Santillana del mar. Las diferencias entre ambas torres son más que aparentes, pero el objetivo de estas imágenes no es más que el de facilitar al lector la compresión de lo explicado anteriormente.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

Ventanas o vanos

     Las ventanas o vanos juegan un papel indispensable en la torre, ya que van acorde con la utilidad que se le daba a cada una de las plantas. En este caso la torre cuenta con dos tipos de vanos, los defensivos y los correspondientes a la vivienda, ambos ejecutados con una gran calidad.

     La torre cuenta con formas externas defensivas, donde es necesario mencionar las saeteras y aspilleras que podemos encontrar situadas en diferentes puntos estratégicos de la edificación. La labor de este tipo de vano era el de la defensa de la torre, es por ello que podemos encontrarlos en abundancia en las partes más defensivas de la misma, así como en el patín de entrada y en la zona de almenas situada en el bajo cubierta. Por otro lado, hay que decir que también pueden encontrarse ventanas de estas características distribuidas por todas las caras de la torre. Mayoritariamente se encuentran en la parte inferior y superior de la torre, aunque en las fachadas orientadas al norte pueden encontrarse a cualquier altura.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Por otro lado, también pueden apreciarse varias ventanas que nada tienen que ver con la labor defensiva de la torre. Estas ventanas tenían como objetivo introducir la luz al interior de la torre dando respuesta a la función de vivienda.

     Los vanos en las torres siempre fueron escasos, pequeños y con poca ornamentación. En aquella época carecían de medios para poder aislarlos del exterior (cristal),  es por ello que se construían en tan poca cantidad y de tamaño tan reducido, para evitar la entrada de frío y viento al interior de la torre siendo ésta la razón principal por la que las caras orientadas al norte cuentan con tan poquísimos vanos.

     Estos vanos, al igual que los defensivos, están realizados de manera muy trabajada y con materiales de gran calidad. Todos los vanos con función residencial están construidos mediante un arco escarzano estructural decorado en su cara exterior con un arco levemente apuntado.

     Es en la planta primera o sala donde encontramos los primeros vanos destinados a la vida civil de la torre. Todos los vanos que se abren en esta planta cuentan con un enrejado del siglo XVI que tenía como objetivo la protección de los mismos, ya que estos vanos contaban con cierto tamaño y además se encontraban en una zona más bien baja de la torre. En esta planta podemos encontrar desde vanos simples, hasta un ajimez (ventanas gemelas) situado cerca de la entrada de esta planta.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     En esta misma planta también pueden encontrarse vanos un tanto más estrechos y más sencillos que los mencionados anteriormente. Estos vanos se encuentran en la parte alta de la planta primera, y daban respuesta a las pequeñas plataformas interiores de la misma.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     En la planta segunda, lugar donde se encontraba el cadalso, pueden distinguirse las puertas y ventanas que se abrían al mismo. En este caso, las ventanas de esta zona cuentan en su parte inferior con una saetera para la defensa de la torre.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Si contemplamos estos vanos desde el interior, podemos ver claramente los arcos escarzanos de carga mencionados anteriormente. En cada vano, al ser el muro de 1.40m de grosor, se creaba un pequeño espacio de solana en el que las mujeres que habitaban la torre pasaban mucho tiempo realizando tareas relacionadas con la manufactura de utensilios y con tejer. Es por ello que era habitual dotar a estos espacios de asientos, ya que las mujeres invertían muchas horas en estos espacios necesitando iluminación y asiento. En la torre había ventanas que miraban a diferentes orientaciones y las mujeres seguían al sol cambiándose de ventana para poder aprovechar al máximo las horas de sol.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

Escudos

     Los escudos de armas de los Velasco aparecen como sutiles motivos ortamentales en las puertas de entrada y coronando los vanos de la planta primera o sala. Son escudos sencillos con guardapolvo tallados directamente sobre los muros de piedra que conforman la torre. El escudo esta jaquelado de 15 piezas, de las cuales siete son de veros.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

Cadalso

     En la parte media alta de la torre puede distinguirse una fila de largos mechinales repartidos de manera constante en las cuatro fachadas de la torre. De cerca, aún pueden verse empotrados los restos de las tres vigas de madera superpuestas que conformaban hacía el interior el forjado artesonado de la planta segunda y hacía el exterior el vuelo sobre el que se encontraba una galería de madera que recorría el perímetro de la torre en su totalidad.

C:UsersMaiderDesktopASM4- ArtículosArt.Nº9 Torre de Los

     Como se ha dicho anteriormente, a pesar de que el cadalso pudiera ser utilizado a modo defensivo, cabe decir que en este caso cumplía con la función de balconada, ya que no debemos olvidar que en esta época la torre albergaba en su interior una vivienda. Este singular elemento daba a la torre una imagen militar que está presente en todo el edificio.

     Aunque esta galería haya desaparecido, la torre aún es capaz de darnos la información necesaria para imaginarnos cómo era y cómo estaba construida. En la parte superior de los vanos podemos ver que del plano de la fachada sobresale una doble fila de canes que abarca, al igual que los mechinales, todo el perímetro de la torre. Estos elementos constructivos nos indican que el cadalso estaba cubierto mediante un cerramiento inclinado, ya que estos canes eran los responsables de la sujeción de la cubierta de la galería. Finalmente decir, que sobre los canes existe una roza lineal que marca la altura máxima de dicha cubierta.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

Cubierta

     La parte alta de la torre está rematada por almenas con pequeñas saeteras que a duras penas se mantienen en pie. Puede verse claramente que el mortero de cal de las juntas ha desaparecido en su totalidad debido al paso del tiempo, ya que la parte alta de la torre es la más propensa a sufrir las inclemencias del tiempo.

     La existencia de almenas parece indicar que la cubierta de la torre era de tipo terraza, pero esto no es siempre así; de hecho, debido a la situación geográfica de la torre y a las constantes lluvias de la zona, es más que coherente pensar que la cubierta fuera a cuatro aguas y estuviera apoyada en el perímetro de almenas.

Almenas

     Para hacernos a la idea de cómo pudo ser, a continuación se adjunta una foto de la cubierta de la torre de los Velasco situada en Valpuesta, ya que cuenta con una cubierta a cuatro aguas sobre el perímetro de almenas.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

FASE II: Siglo XVI

     Esta segunda fase se encuentra anexa a la cara noreste de la torre principal y poco tiene que ver con ésta en lo que a tamaño y a elaboración se refiere. Es muy posible que la construcción de la misma se llevara a cabo con el objetivo de ampliar la zona de vivienda de la fase primera. Es difícil determinar la causa exacta de su construcción, pero el espacio privado de la fase primera podría haberse quedado pequeño debido a un aumento del núcleo familiar o incluso a la necesidad de acoger a un escudero. Esta edificación también contaría con una zona de almacén o caballeriza.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Para decantarse por la hipótesis de que esta fase es posterior a la descrita anteriormente, se han tomado en cuenta diferentes factores. El más determinante ha sido sin duda alguna la disposición de los muros, es decir, se le ha prestado especial atención a la junta que une ambas construcciones para comprobar así qué muro se construyó sobre cuál.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Mediante los siguientes esquemas será más fácil entenderlo:

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     En el caso de la torre de los Velasco nos encontramos con que los muros se encuentran dispuestos como en la hipótesis número uno, por consiguiente se entiende que la torre pequeña se construyó en una fase posterior.

     Esta segunda edificación está compuesta por una pequeña torre rodeada por una barbacana o muro perimetral de defensa. Ambos elementos son rectangulares y la pequeña torre se encaja en la esquina sureste de la barbacana utilizando dos de sus muros como cerramiento.

     La torre cuenta con aproximadamente 13m de largo por 9m de ancho y la barbacana con 16m de largo por 15m de ancho. Ambas edificaciones cuentan con una altura constante aproximada de 7m. Al igual que en la fase primera, los muros de carga perimetrales de ambos elementos están construidos mediante piedra arenisca, aunque hay que decir que en este caso el aparejo está menos trabajado. El muro correspondiente a la barbacana es de 1.60m de espesor y el de la pequeña torre de 1m; es decir, este muro es 40cm más estrecho que el de la torre principal reforzando la teoría de que esta fase fue posterior debido a que con los años los muros de los edificios fueron perdiendo sección.  Al igual que en la fase anterior, los sillares están unidos entre sí mediante mortero de cal.

     Resulta interesante comentar, que al construir esta fase se había previsto la posibilidad de que el conjunto arquitectónico creciese en un futuro, ya que aún puede verse un engatillado de piedra que lleva siglos esperando dicha ampliación.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Como curiosidad resulta interesante decir que el esquema arquitectónico utilizado en esta segunda fase es idéntico al utilizado a la anteriormente nombrada torre de los Velasco sita en Valpuesta. En este caso, la torre también se encuentra encajada en el ángulo sureste de la barbacana que la rodea y tanto la puerta de ingreso al patio como la que da acceso a la torre se encuentran situadas en el mismo lugar. La única diferencia aparente es que la torre de Valpuesta tiene gran altura, mientras que la de Espinosa de los Monteros no sobrepasa la altura de la barbacana. A continuación se adjunta la planta y una fotografía de esta torre del siglo XV para poder ver dichas similitudes.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

Entrada al complejo

     Al igual que en la torre principal, la entrada al complejo se encuentra en la fachada sureste de la barbacana, concretamente al lado de las escaleras del patín. Todo indica que la barbacana contaba con otro acceso al patio en la fachada noroeste, al igual que en la torre de los Velasco de Valpuesta, pero actualmente este muro está derruido siendo difícil verificar su existencia.

     La entrada a la pequeña torre se encuentra dispuesta de manera perpendicular a la de la barbacana, lo cual era un punto a favor en lo que a la seguridad del complejo se refiere, ya que como se ha explicado anteriormente, que las puertas estuvieran dispuestas de esta manera evitaba los ataques directos a la puerta interior.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     La ejecución de las puertas es idéntica a las de la fase primera, ya que ambas están realizadas mediante un arco escarzano de carga con un arco ojival decorativo en su cara exterior realizado mediante grandes dovelas excelentemente talladas.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Por otro lado, aún puede verse que contaban con un sistema de trabadera para poder cerrar la puerta desde el interior.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

Interior de la torre

     Si entramos dentro nos encontramos con un espacio rectangular colonizado completamente por la naturaleza. A pesar de que la vegetación haya invadido casi completamente sus muros, llama la atención que no existan mechinales o huecos en los muros que delaten la existencia de una estructura interior de madera empotrada en ellos como ocurría en fase anterior. Este hecho puede deberse a dos teorías.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Hipótesis 1: si suponemos que la torre contaba con dos plantas, donde la planta baja era destinada al almacén o caballeriza y la planta superior a la vivienda, es probable que este espacio contará con una estructura interior de madera en jaula con uno o dos pilares centrales de madera apoyados en su base sobre poyales de piedra.

     Este tipo de estructura era totalmente independiente a los muros perimetrales de piedra, es decir, era como introducir una caja dentro de otra. Esto explicaría la inexistencia de mechinales en los muros pétreos de carga, ya que el entramado estructural de madera sería totalmente independiente a éstos. El uso de la estructura en jaula apoyaría la teoría de que la construcción de esta torre es posterior a la principal debido a que este sistema constructivo se utilizó en una época posterior a la construcción de la primera fase.

     Para entender mejor lo explicado anteriormente, se adjuntan los planos de la torre de la Atalaya de Santxosolo en Güeñes que contaba con estructura en jaula y donde puede verse perfectamente que los muros de piedra perimetrales eran independientes a la estructura interior de madera.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Hipótesis 2: si suponemos que la torre contaba con una única planta o espacio a doble altura, tendría sentido que no hubiera mechinales o huecos en los muros de piedra, ya que al no haber otra planta la estructura de la cubierta se apoyaría directamente sobre los muros perimetrales de piedra y posiblemente sobre uno o dos pies derechos centrales de madera. El arranque de dichos pilares se haría sobre poyales de piedra.

     Si este fuera el caso, es posible que este espacio no hubiera sido destinado a la vivienda teniendo más sentido que hubiera sido utilizado como almacén o caballeriza.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Es difícil decantarse por alguna de estas dos hipótesis sin haber analizado la pequeña torre de una manera más exhaustiva. Veremos más adelante que existen indicios que nos hacen decantarnos por una o por otra, pero al no haber encontrado ninguna razón determinante deberemos conformarnos con que hoy por hoy el espacio interior de la torre pequeña está lleno de incógnitas en lo que al uso y a las plantas se refiere.

Ventanas o vanos

     En este caso, al igual que en la fase anterior, podemos distinguir dos tipos de ventanas, las defensivas y las correspondientes al soleamiento del espacio interior. Todos los vanos que tiene esta pequeña torre están orientados al este encontrándose dispuestos en las fachadas noreste y sureste.

     Los vanos defensivos se encuentran exclusivamente en la zona baja de la edificación, concretamente existen cuatro saeteras en la fachada sureste y tres en la noreste. Las siete saeteras se encuentran dispuestas de manera estratégica, ya que una de ellas se ubica muy cerca de la entrada al complejo y las demás están totalmente orientadas al camino de gran importancia que pasaba a los pies de la torre para poder llevar a cabo la vigilancia y el control del mismo.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Las ventanas que podemos encontrar en la zona alta de la torre nada tienen que ver con las descritas con anterioridad, ya que su función distaba mucho de la de defender la torre. La función de estos vanos de medio punto era exclusivamente la de atraer la luz solar al interior de la torre. En este caso podemos encontrar una ventana de estas características en la fachada sureste y dos en la noreste. A pesar de que a causa de la vegetación la visibilidad es casi nula, si los observamos desde el interior se puede apreciar que los tres vanos cuentan con un derrame hacía el interior en la parte inferior de los mismos como puede verse en la siguiente imagen.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Una vez analizados los diferentes vanos que conforman la pequeña torre, podemos retomar la discusión comentada en el apartado anterior sobre cómo sería el interior de la torre.

     Si visualizamos la torre desde el exterior, todo apunta a que la hipótesis 1 es la correcta, es decir, que la torre contaba con dos plantas. La planta baja en la que se encontraría el almacén o caballeriza contaba con las saeteras para la defensa y la planta superior reservada a la vivienda con tres vanos para la iluminación del mismo. Además, esta hipótesis sería la que más sentido tendría en lo que al aprovechamiento del espacio interior se refiere.

     Pero no debemos olvidar el factor que nos ha llevado a plantear la hipótesis 2, es decir, el derrame que tienen las ventanas de soleamiento en el interior. Este detalle hace pensar que estas ventanas fueron construidas así para iluminar desde la parte alta un único espacio a doble altura utilizado como almacén o caballeriza.

     Por lo tanto llegamos a la misma conclusión que en el apartado anterior: la organización del interior de la torre pequeña seguirá siendo de momento un misterio.

Escudos

     En este caso, se puede encontrar un único escudo de armas de los Velasco coronando la entrada principal sita en la barbacana. A pesar de que se encuentra muy desgastado, se intuye que era exactamente igual que los de la torre principal, ya que en lo que a la forma y al guardapolvo se refiere son idénticos. Por lo tanto, se da por hecho que este escudo estaba jaquelado de 15 piezas, de las cuales siete eran de veros.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

Cubierta

     Al igual que ocurría con la estructura interior de madera, no hay rastro alguno de lo que pudo ser la cubierta de la pequeña torre. En este caso no existen almenas en el perímetro, aún así, teniendo en cuenta la situación geográfica de la torre, lo más probable es que esta edificación, al igual que en la torre principal, contara con una cubierta a cuatro aguas apoyada en el muro perimetral de piedra.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

     Finalmente se añade una fotografía del palacio torre de Villa sita en Sopuerta, que cuenta con una cubierta a cuatro aguas posiblemente muy similar a la que tenía esta segunda fase de la torre de los Velasco en espinosa de los Monteros.

C:UsersMaiderDesktopArt.Nº9 Torre de Los VelascoFotografí

M. Beldarrain-Calderón

Bibliografía

CADIÑANOS BARDECÍ, I.: Arquitectura Fortificada en la provincia de Burgos, Burgos, 1987.

CHUECA GOITIA, F.: Historia de la arquitectura española, A Coruña, 2001.

DE LA CRUZ, F.V.: Burgos, torres y castillos, Burgos, 1978.

LAMPÉREZ Y ROMEA, V.: Arquitectura civil española de los siglos I al XVIII, Madrid, 1922.

V.V.A.A.: Castillos de España Tomo II: Castilla la-Mancha y Castilla León, León, 1997

Agradecimientos

     A Daniel Luengas Carreño, por invertir mucho de su tiempo en ayudarme a elaborar este artículo, por  compartir conmigo sus altos conocimientos sobre la arquitectura fortificada y por acompañarme a Espinosa de los Monteros a visitar esta magnífica torre.

     A Rodolfo Gutiérrez-Solana, por facilitarme desde el principio toda la información de la que disponía sobre la torre, por ayudarme a enriquecer el artículo con sus conocimientos y por acompañarme a visitar la torre en Espinosa de los Monteros.

4 comentarios en “Art.Nº9: La Majestuosa Torre de los Velasco

  1. Muy interesante el artículo. Didáctico, bien documentado y, sobre todo, muy ecuánime.
    Me encantan los razonamientos y la forma de abordar con veracidad lo evidente, dejando en hipotesis lo que es difícil de aventurar.
    Es un magnífico ejemplo de escrito pedagógico y serio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s